Judiciales y Policiales
Conmoción

Alta Gracia: dolor por el femicidio de una mujer policía

Carolina era mamá de una pequeña niña.

A medida que se conocen detalles del contexto que rodea el brutal femicidio de Carolina Figueroa, integrante de la policía de la provincia de Córdoba, crece la indignación y dolor entre los ciudadanos de Alta Gracia. Se supo que Carolina había atendido un llamado al 101 y ayudó a una madre desesperada a salvar la vida de su hijo.

El hecho se produjo en mayo, cuando junto a su compañera Lorena Soledad González, recibieron un llamado de una madre de 23 años que expresaba que su hijo se estaba asfixiando. Inmediatamente la sargento Figueroa se puso a trabajar telefónicamente para indicarle a la mujer cómo realizar las maniobras de Heimlich. Esto terminó salvando la vida del bebé. El pequeño se recuperó y lo trasladaron al Hospital Regional Arturo Illia.

También se supo que Carolina era mamá de una niña de corta edad. La agente de la policía murió luego de que su pareja (otro policía), la matara a balazos utilizando su pistola reglamentaria delante de su hija, que trató de impedir el asesinato. El hombre luego se suicidó  en el cementerio de Alta Gracia, en las afueras de la Ciudad.

Asociaciones civiles que trabajan en la prevención, aseguran que es posible detectar síntomas en las primeras etapas de una relación si se está ante una persona violenta. La burla, las bromas dirigidas a socavar la valía y la autoestima de la otra persona son señales claras de estar ante una potencial persona violenta.

Si al pasar el tiempo, el vínculo entra en un círculo de control y agresión verbal, hay que darla por terminada, porque podría escalar a una tercera etapa de violencia física, psicológica y económica de la que es muy difícil y costoso salir.

Lectores: 93

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: