NOVA Show
Mujer empoderada

Malena Córdova, actriz y cantante: "Desde niña sueño con encabezar una obra de teatro en Villa Carlos Paz"

Malena Córdova es cantante, actriz y locutora. Está en pareja con el influencer Nachito Tarzia.
Nació en Corrientes, pero vive en Capital Federal.
"Mis inicios en el teatro se dieron de muy chica en el colegio, era la primera en querer interpretar personajes como la mazamorrera el 25 de Mayo", aseguró entre risas.
También es Drag Queen. "La Roxy Bottero es mi alter ego potenciado", aseveró.

Malena Córdova es actriz, cantante y locutora. Soñadora y empoderada, le contó a NOVA cómo fue el camino que transitó para cumplir todas sus metas, siempre reivindicando el apoyo de su familia y sus amigos.

¿En dónde naciste?

- Soy nacida en la Capital Nacional del Carnaval y el Chamamé, Corrientes, siempre mirando la televisión, los programas de espectáculos y soñaba con una casa a orillas del lago en Villa Carlos Paz, haciendo teatro y cantando.

¿Estudiaste cuatro años de Veterinaria en la Facultad?

- Siempre tuve una inclinación por la medicina, pero como no me sentía segura estudiando la carrera, tomé el camino de la medicina veterinaria que me encanta. Tengo adquirido el amor y la conexión que es única por los animales, pero cuando me di cuenta que eso me iba a privar de muchas cuestiones artísticas ya que iba a trabajar en el campo, dejé la carrera y me fui a Buenos Aires para buscar el éxito.

¿Cómo fue llegar a Buenos Aires? ¿Qué te motivó?

- Llegar a la gran ciudad fue increíble. Lo nuevo a mí me cautiva y me genera mucha emoción y más sabiendo todo lo que hay y se puede hacer. Me motivó siempre el arte en general, desde el canto, la actuación y la comedia musical.

¿Cuándo comenzaste a estudiar teatro y música?

- Mis inicios en el teatro se dieron de muy chica en el colegio, era la primera en querer interpretar personajes como la mazamorrera el 25 de Mayo, por ejemplo, aunque terminaba siendo el vendedor de Velas (risas). Después estudié actuación con base dramática en el Teatro Vera y música en el Conservatorio Biassi, luego mis estudios se extendieron estudiando Comedia Musical con María Buttini y Canto con Liliana Parafioritti.

Tenés una voz muy bella ¿También te formaste en locución?

- Amo mi voz, muchas veces me preguntan: “¿No te molesta que tu voz sea grave siendo que sos una chica trans?”. Mi respuesta siempre es que la “Negra” Vernaci y la “Gata” Varela son dos exponentes de la voz que no son juzgadas por tenerla grave.
Estoy cursando el último año de la carrera Locución Integral de Radio y televisión en el ISER, al que me costó mucho ingresar ya que de 3 mil aspirantes solo ingresamos 90 en el 2014, año que se inauguraba el turno noche que fue lo que me permitió hacer la carrera porque era el único momento libre después del trabajo.

¿Quién fue tu gran maestra?

- Mi madre es mi maestra, en todo sentido. Ella es exponente fiel y firme en todos los aspectos de mi vida, luchó y trabajó incansablemente para criarme a mí y a mis dos hermanos varones que no le dábamos descanso.

Por suerte nuestra infancia fue hermosa y fuimos criados por una madraza que dejó todo por darnos la mejor vida, ella me acompaña en todas mis decisiones.

¿Fue fuerte el recorrido?

- Sí, siempre es duro acompañar a una hija que elije modificarse íntegramente para casi ser otra persona, aunque no comparta esa teoría de dejar de ser alguien para ser otra.

¿Cuáles fueron las primeras obras de teatro musical?

- En comedia musical siempre interpreté personajes masculinos, eso me causa mucha gracia, pero en el momento me encantaba porque eran desafíos. La que mejores recuerdos me trae es Despertar de Primavera en el teatro Santa María dirigida por María Buttini.

Después hice personajes en obras infantiles que es lo más común al empezar en la actuación y lo más difícil fue hacer el personaje de Bernarda Alba en La Casa de Bernarda Alba en el teatro Cabildo.

¿Cómo fue arrancar en el mundo del Drag Queen?

- Fue un accidente, mi amigo Jorge Sandoval, gran diseñador correntino radicado en la Capital hace muchos años, necesitaba probar un vestido en un cuerpo y mientras yo tomaba mates y comía medialunas me mira y me dice “Probátelo”. Me consiguió los tacos, que no fue fácil ya que calzo 43, pelucas, maquilladores José Gauna y Edu Lajetsky, y mi primer desfile fue en el Palacio San Miguel, luego de eso recorrimos las mejores discos de Capital presentándome con vestuarios únicos del diseñador y así empecé a trabajar en la noche hasta el día de hoy que trabajo en Amérika Disco, exponente número 1 como boliche de la comunidad LGTBIQ+ hace más de 20 años. Hoy la Roxy Bottero es mi alter ego potenciado.

¿En qué te modificó como persona?

- El drag fue un puntapié muy importante para redescubrirme como persona y traerme recuerdos hermosos de mi infancia que los tenía reprimidos y que jugaron un papel muy importante al momento de tomar la decisión de mi elección de género o mejor dicho de darme cuenta qué camino quería tomar.

¿Hiciste un tratamiento de reemplazo hormonal?

- Estoy hace un año en tratamiento de reemplazo hormonal, es un proceso que lleva mucho tiempo o si una quiere toda la vida. Lento pero indoloro, que va cambiando aspectos corporales para afinarlos a lo que una mentalmente tiene como hegemónico.

¿Pudiste tramitar tu DNI?

- El cambio del DNI fue de lo más rápido, gracias a la Ley de Identidad de Género 26743 pude gestionarlo sin problemas y me lo entregaron el 29 de febrero, justo antes de la pandemia.

¿En qué etapa del proceso estás?

- Estoy en la etapa que más cuesta que son las cirugías estéticas de adecuación de género, son un par de cirugías, o muchas, que modifican el aspecto físico a lo que una pretende como persona autopercibida.

Algunas incluidas dentro de la ley, que nos permite a las nuevas generaciones de chicas trans no acudir a los viejos recursos de relleno como el famoso “aceite de avión” que es la silicona líquida, que provoca daños en el cuerpo y a veces hasta la muerte porque el procedimiento se hace en lugares no aptos y porque no es un material que sea apto para este tipo de circunstancias, pero sí muy barato, y le da la posibilidad a las chicas que antes de la ley no tenía acceso fácil a un cirujano. Entonces esto les permite ser atendidas por la salud pública y extirpar ese aceite de sus cuerpos y reemplazarlo por prótesis adecuadas.

¿Hace cuánto estás de novia con Nacho Tarzia?

- Con Nachito estamos conviviendo hace un tiempo y nos sentimos muy enamorados y afortunados.

¿Hicieron una novela para las redes?

- Estamos haciendo una serie por IGTV (Instagram TV) que se llama Huye, una representación casera de las relaciones tóxicas entre una mujer (Sofi) libre pero enamorada y un hombre (Lucho) con familia que solo pretendía sexo casual y se encuentra con un caso muy particular.

¿Podrías darles un mensaje esperanzador y positivo para todos los chicos y padres?

- “La esperanza nunca se pierde”, dicen por ahí, aunque a veces nos sentimos pisoteados por las miradas ajenas y de nuestros allegados. No nos damos cuenta que la mayoría de las decisiones que tomamos se ven intervenidas por esas personas, a veces con buenas intenciones y otras simplemente por el hecho de que no condicen con las normativas sociales instaladas.

Por suerte tuve la oportunidad inmensa de tener una familia que me apoyó en todas mis decisiones porque prevaleció el amor y la empatía por sobre los prejuicios sociales y mandatos familiares.

Ahora estamos para darle la mano a ese puto que no tiene dónde parar porque los padres lo echaron de la casa por besarse con un chico afuera del colegio en un baldío, o a esa torta que no le dejaban cortarse el pelo y usar pantalones anchos porque no daba a femenina, a esa travesti que tuvo que hacer cosas de chica para salvar su vida y comer porque fue desheredada del amor familiar, y tantos otros seres humanos que por el simple hecho de ser quiénes quieren ser son destinados a la depresión, al suicidio o a la lucha hasta la muerte por sus derechos.

Lectores: 297

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: