NOVA Show
Entrevista de NOVA

María Eugenia Rodríguez, alma de acróbata

María Eugenia Rodríguez es una destacada acróbata que triunfa a nivel nacional e internacional.
En Córdoba, da clases de Lira y Tela.
Este año iba a competir en el Mundial de Lira, en Suiza, pero se suspendió por la pandemia.
Sueña con ver a sus alumnos cumplir sus objetivos en competiciones o rutinas.

María Eugenia Rodríguez nació en la provincia de Río Negro, pero desde hace años está radicada en Córdoba Capital. Es una acróbata destacada a nivel nacional e internacional, con numerosos títulos en su haber. Conocé más sobre ella en esta entrevista que le brindó a NOVA.

¿De dónde sos?

- Nací en Cipolletti, pero viví hasta los cuatro años en Brasil con mi mamá y mi papá, en una casilla rodante, ya que mi padre gerenciaba un parque de atracciones, toda una aventura. Luego estuve en Buenos Aires y finalmente me radiqué en Córdoba.

¿Te sentís cordobesa?

- Si, ya hace muchos años que estoy viviendo en Córdoba, pero uno nunca se olvida del lugar donde nació y más que nada porque sigue gran parte de mi familia allá.

¿Cuándo comenzaste con la acrobacia en tela?

- Mi primer amor fue la danza y a los 14 años me llamó la atención la acrobacia en general y fui a tomar una clase de tela. Ahí empecé a incursionar en esta amplia disciplina, encontrando mi segundo gran amor en la Lira.

¿Cómo comenzaste a competir?

- Me gusta todo el proceso que lleva a un atleta a presentarse a una competición: entrenar muy duro y muchas horas diariamente, hacer una dieta adecuada para poder estar óptimo y prevenir lesiones, encontrar un personaje al que vas interpretar o encontrar una música que te guste y, a partir de ahí, crear un personaje.

Principalmente me interesaba hacerlo profesionalmente, sin olvidarme del gran apoyo e incentivo que tuve de quien fue mi maestro Gustavo Romanello y de la escuela donde me formé, que hoy en día es donde trabajo Training Shoes.

¿Cómo combinás tu trabajo con tu rol de madre?

- Muy bien. En casa a todos nos gusta el arte, teniendo en cuenta que vivimos del arte. Mis niñas están acostumbradas a los viajes de mamá cuando compite, a los viajes de papá cuando se va de gira, puesto que él es bailarín, cantante y músico. Siempre trato de acomodar mis entrenamientos en el horario que están en el cole o en sus actividades, como danza, pintura, música, y así poder acompañarlas.

¿En qué afectó la pandemia a tu actividad laboral?

- Principalmente el hecho de no poder hacer clases presenciales, ya que no todos los alumnos cuentan con altura suficiente en los techos de sus casas o departamentos, o con una Tela o Lira para poder hacer las clases online. Por este motivo la cantidad de alumnado y de horas de trabajo ya no son las mismas, pero sin embargo pude complementarlo con clases de preparación física y flexibilidad que a todos siempre nos viene muy bien.

¿Qué te aporta la tecnología?

- En mi caso, el hecho de poder seguir dando clases de forma virtual y así poder llegar a alumnos de otras provincias o países. Creo que las clases online llegaron para quedarse.

¿Das clases presenciales?

- Por suerte ya autorizaron las clases, con su protocolo correspondiente. Estoy feliz de poder volver a ver a mis alumnos, amo enseñar y trasmitir la experiencia que he adquirido a lo largo de mis competencias y entrenamientos, acompañarlos en cada proceso.

¿Cuáles son tus sueños?

- Uno de mis sueños es poder competir en el Mundial de Lira, que este año se realizaba en Suiza, para el cual me estaba preparando muy duro, pero por motivos que todos sabemos se suspendió.

Otro sería ver a mis alumnos cumplir sus objetivos ya sea en competiciones o en rutinas; y poder acompañar junto a mi marido a mis hijas en este camino tan hermoso que es el arte.

Lectores: 205

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: