Política
Panorama provincial

Saturación sanitaria versus población cansada, perdemos todos

En Córdoba el avance del coronavirus y la necesidad de sobrevivir ponen en jaque a todos. (Dibujo: NOVA)

Por Ana Nemer Pelliza, de la redacción de NOVA

El ministro de Salud, Diego Cardozo participó este martes de la Comisión de Salud Humana en la unicameral. En ella remarcó la situación de “ascenso permanente y marcado” de los casos de coronavirus. 

Hizo un repaso de las obras realizadas por la provincia en materia sanitaria y remarcó la necesidad de postergar el inicio de clases presenciales. También hizo referencia a la actividad turística, la cual estableció que se estaban diseñando diferentes alternativas a pesar del cierre de los establecimientos gastronómicos hasta el 25 de octubre. 

En este marco la situación socio económico que está viviendo Córdoba no esta alejado de lo que vive el país, sumado al desgaste de la población, la cual se replantea la efectividad del aislamiento social con noticias cambiantes de una OMS que una y otra vez modifica el criterio de la efectividad o no de la cuarentena. 

Esto genera reacciones en el estrato más joven de la población, organizando juntadas y reuniones en sus viviendas, las cuales no pueden ser controladas por el Estado, produciendo el incremento de los contagios a la población más vulnerable. A esto se suma una nueva restricción fijada por el gobierno nacional, que dispuso nuevamente el cierre de los bares y restaurantes generando el rechazo y la reacción no solo de los trabajadores del rubro sino de los empresarios. 

Un comunicado oficial del presidente de ASEHOGAP, la Asociación de Hoteleros, Gastronómicos y Afines de Centro Norte de Punilla, Ricardo Abdemour,  manifestó  que “ratifican su total repudio frente a la determinación de los estamentos nacionales y provinciales de restringir nuevamente más actividades comerciales, considerándolos que son ilógicos, discriminatorios y no son determinantes para limitar la transmisión del virus”; asimismo remarca que se han cumplido con los protocolos a diferencia de  recintos y lugares públicos que no lo hicieron. 

Al mismo tiempo resalta el apoyo de empresarios e intendentes a su reclamo. Por otra parte -pero en el mismo lineamiento-, el representante de gastronómicos y hoteleros de Nuevo Uthgra Córdoba, Juan Rousselot se reunió con el ministro de Trabajo para poder lograr un subsidio a los trabajadores gastronómicos y hoteleros obteniendo nuevamente un aplazamiento para el 22 de octubre.  

Así la pelota se va tirando para adelante y la situación cada vez es más difícil para la población. La contracara de la moneda es el personal sanitario que con sueldos escuetos está enfrentando la atención y la sobredemanda sanitaria sufriendo, en muchos casos, ser maltratados por la sociedad por su labor e incrementándose los casos de contagios y muertes entre sus pares.  

Con más de un 70 por ciento de UTI ocupadas el panorama se complica para los que tienen “la mala suerte” de ser contagiados, o adquirir el virus ya que comienza la odisea de encontrar una cama disponibles y si esto se suma que no tenga obra social, la angustia se incrementa.  

De esta forma se pone en la balanza por un lado no contagiarse y cuidarnos y por el otro lado sobrevivir y comer. Esta elección se está poniendo cada vez más complicada ya que solo el que es empleado público tiene garantizado su sueldo y poder cubrir lo básico para sobrevivir, diferenciándose de los empleados privados y los empresarios que ven esta situación como el Titanic en pleno hundimiento.  

Es urgente una planificación que incluya la ayuda económica al sector privado y a los trabajadores y una reactivación de la economía ya que con solo restringir no es suficiente, la rueda debe girar y generar los recursos para reactivarse. Hoy la población ya no está aceptando tener que elegir comer o salud y en este fuego cruzado entre restricciones y reclamos, perdemos todos.

 

Lectores: 358

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: