Panorama Político Cordobés
Crisis

Sin profesionales suficientes que atiendan las denuncias, solo queda esperar lo peor

En lo que va del año 2021, Córdoba ya lleva 8 muertes por femicidio pero al mismo tiempo los reclamos y las denuncias no paran. (Dibujo: NOVA)

Por Ana Nemer Pelliza, especial para NOVA.

En lo que va del año 2021, Córdoba ya lleva 8 muertes por femicidio, pero al mismo tiempo los reclamos y las denuncias no paran.  

Las mujeres que toman valor para denunciar, luego del bombardeo de publicidad que las incentiva para hacerlo, se encuentran con un sistema que está lejos de ayudarlas realmente y poder evitar las consecuencias terribles que están pasando.

La violencia económica es una de las formas de mantener el control por parte del que la ejerce y limita a las víctimas a tomar una decisión. 

A esto se suma la poca autoestima, la falta de recursos, la justificación de la víctima, de su entorno y hasta del mismo violento, lo que impide que salgan del laberinto de la violencia.

Actualmente se invierte 600 millones de pesos para atender a esta problemática y este dinero va drenando de tal forma que la falta de transparencia y control produce que sea insuficiente el porcentaje de víctimas cubiertas.

Esto podemos corroborarlo con el reclamo de las trabajadoras del Polo de la Mujer de Córdoba el cual mostró un panorama y una realidad que condicen con lo que está pasando y por lo cual los casos no bajan.  

Actualmente los recursos no llegan a todas las que están reclamando, hay pocos profesionales que las acompañan en este proceso y, al mismo tiempo, estos profesionales están precarizados en sus labores.

De esta forma una mujer que vive en la violencia, sin recursos económicos, que se anima a denunciar por las campañas publicitarias que dicen que la van a ayudar ve un sistema colapsado.

Sumado a esto, los recursos son para unas pocas, las denuncias se acumulan y enumeran, pero no se vinculan entre sí y nadie les dice que, una vez concluida la etapa previa que es gratuita, la causa debe seguir por los canales normales que son costoso y las víctimas no tiene dinero para poder continuarlas.  

De esta forma denunciando solo se logró mover el avispero, generar mayor agresividad al violento y encontrarse solas ante una realidad tan alarmante que solo le queda contar su drama en las redes, rezar que se haga viral y no llegar a ser una “crónica de una muerte anunciada".

Lectores: 729

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: